Implantan el desfibrilador más pequeño del mundo

0
397

Una alicantina, de 63 años, es la primera de España a la que han implantado uno de los desfibriladores más pequeños y duraderos del mundo. El Hospital General de Alicante ha sido seleccionado, junto a otros centros de otros países, para aplicar este dispositivo que comenzará a comercializarse en breve y su uso generalizado estará a partir de septiembre-octubre. Un gran avance científico para la cardiología y del que podrán beneficiarse 70 pacientes de la provincia cada año.

Según explicó ayer el responsable de la unidad de Arritmias del centro hospitalario, el doctor Juan Gabriel Martínez, la enferma fue remitida desde el hospital del Vinalopó ya que el General de Alicante es referencia provincial en este tipo de intervenciones. La compañía responsable del dispositivo les seleccionó entre todos los centros de referencia de España para realizar la intervención, junto a un hospital de Italia, otro de Francia, de Holanda y Suiza.
Los días 13 y 14 de febrero se llevaron las operaciones y «nosotros creo que fuimos los primeros en implantarlo», el miércoles de la semana pasada y a primera hora de la mañana, a una paciente que en ese momento esperaba la operación y que por primera vez le ponían un desfibrilador. No hubo selección previa. Fue una cuestión de suerte. «Le tocaba en ese momento», puntualizó el responsable. La implantación se realizó sin ninguna complicación, y al día siguiente recibió el alta hospitalaria. El dispositivo está dotado de una tecnología que permite el acceso a exámenes de resonancia magnética, pruebas que salvan millones de vidas cada año, según informó la compañía. «Tiene características relevantes que podrían facilitar considerablemente la terapia de resincronización cardiaca de los pacientes y su calidad de vida», explicó el especialista.
Estética y duración
El hecho de que se haya elegido este desfibrilador que en breve se extenderá se debe, según insistieron desde la unidad, a «su larga vida útil y porque es uno de los más pequeños dispositivos, con un tamaño similar al de un marcapasos».
«Este es un aspecto importante porque mejora la comodidad del paciente y al mismo tiempo logra resultados estéticos óptimos por su menor tamaño», señaló el responsable. Además, dispone de una batería que ofrece una longevidad de entre cinco años y medio hasta 11,5 años, en función de las características del dispositivo.
Esta mayor longevidad hace que el número de recambios futuros puede reducirse y, por lo tanto, limitar el riesgo de complicaciones asociadas con tales procedimientos, aunque «la paciente a la que se lo hemos implantado, como es la primera vez, no puede notar las diferencias» respecto a otros dispositivos, puntualizó el doctor Martínez.
Otra de las ventajas es la nueva tecnología integrada en el desfibrilador, que está homologada para la realización de resonancias magnéticas. Desde la unidad del General recordaron que el número de pacientes con desfibriladores resincronizadores es «cada vez mayor» y se estima que entre el 50% al 75% de los enfermos tendrá que realizarse una resonancia magnética durante la vida útil de su dispositivos.
De este modo, los pacientes cardiológicos con este dispositivo pionero sí podrán someterse, si es necesario, a resonancias magnéticas regulares para, por ejemplo, una enfermedad neurológica o tumor.
Además, el hecho de que los pacientes cada vez tienen «una mayor esperanza de vida y con frecuencia sufren comorbilidades», desde la compañía responsable prevén un aumento en los próximos años.
Por el momento, el General de Alicante está a la espera de que empiece su uso universal. Del total de pacientes que se atienden cada año -el centro es referencia en la provincia- podrían beneficiarse cerca de decenas enfermos anualmente
fuente
[Enlace retirado]
Image Map