La Consejería de Sanidad de Madrid confía en que el sistema saldrá reforzado tras la crisis con los MIR

0
213

Los médicos internos residentes de Madrid han presentado una propuesta de aplicación de la jornada de 37,5 horas semanales en una reunión con los directores generales de Recursos Humanos y de Hospitales de la Consejería de Sanidad de Madrid, Armando Resino y Antonio Burgueño. La Administración ha transmitido a los MIR su confianza en que el sistema sanitario salga “reforzado” de la crisis, y para ello les ha pedido su ayuda para mejorar en productividad y gestión.

Desde que se publicó la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas para 2012 a principios de enero, los residentes mostraron su desacuerdo a que la ampliación de la jornada laboral les afectara, porque ya dedican a su trabajo más horas de las previstas en la norma y veían en esta medida una bajada encubierta de su sueldo. Sin embargo, según Ismael Said, residente de Medicina Interna del Hospital Ramón y Cajal, la Consejería “entiende que nuestro trabajo como residentes no debe basarse en horarios sino en tareas”. En este sentido, Sanidad ha comentado en varias ocasiones que para aplicar el aumento de la jornada laboral tendría en cuenta las peculiaridades del colectivo MIR, cuya labor no es solo asistencial sino docente.

Los MIR piden que se establezcan mecanismos para reconocer ese “trabajo extra” que suponen las tutorías o las sesiones clínicas, y que dentro del nuevo horario de 37,5 hubiera un tanto por ciento dedicado a estas actividades. La Consejería ha mostrado su apoyo a los residentes y además les ha propuesto incorporar a su trabajo tareas relacionadas con la gestión clínica, que aporten información sobre el día a día de los servicios que es imposible reflejar mediante los canales ya dispuestos. Según Ismael Said, “es un concepto innovador, que no se aplica por ahora en ningún servicio de salud de España”, y que mejoraría la productividad “siempre y cuando vaya de la mano de mejoras en la informatización de la historia electrónica y conexión entre centros”. De esta forma, la Consejería entiende que el sistema saldría reforzado de esta crisis.

Por otra parte, la jornada de 37,5 tiene que ser aplicable a todos los funcionarios, entre los que se incluye a los residentes. De este modo, la Consejería y los MIR seguirán negociando para concretar qué horas de su trabajo serán las afectadas por esta ampliación, “y por tanto retribuir de menos”, según Said, aunque las guardias de fin de semana no se tocarían. En un principio, los MIR creen que el horario afectado sería el dedicado a las peonadas.

fuente

http://www.redaccionmedica.com/noticia.php?not_id=25451&TB_iframe=false&height=600&width=710

Image Map