Los jóvenes especialistas, conformes con su trabajo pero no con la duración de sus contratos

0
264

 el paro médico se disparó un 20 por ciento en el mes de mayo, siendo los jóvenes especialistas el sector más perjudicado por esta situación laboral. En este contexto, los que encuentran trabajo confiesan estar conformes, sobre todo, “porque estamos en una situación económica y social difícil”, asegura un postMIR de la especialidad de Dermatología, quien se considera afortunado por poder trabajar, “algo que es difícil para compañeros de otras especialidades u otras profesiones”. Sin embargo, el mismo médico se lamenta de que tras 15 años de formación, la sanidad pública no haya sido capaz de ofrecerle un empleo estable para poder desarrollarse. Y es que, este dermatólogo trabaja con un contrato eventual en la pública, cubriendo una baja, y luego en la privada, como autónomo.

La eventualidad es el contrato habitual entre los postMIR, con el que empieza cualquier médico joven, y los jóvenes encuestados porRedacción Médica asumen esta situación, aunque no están conformes con la duración, que puede ser de meses o semanas en la sanidad pública. En el caso de un joven hematólogo encuestado, quien desde el principio deja claro que no está contento con su trabajo, su contrato es para cubrir guardias de verano del 1 de julio al 31 de agosto, y posteriormente, de sustitución en una baja maternal.

Al contrario que el hematólogo, una postMIR de Neumología de la Jiménez Díaz asegura que está “encantada” con su trabajo en la planta de hospitalización y como apoyo en la UCI de respiratorio. Trabaja “muchísimo” pero está “contenta”, a pesar de que su futuro es incierto, ya que tiene un contrato de seis meses y después “ya se verá”, comenta.

¿Y en la sanidad privada?

En la sanidad privada, en general lo que les espera son contratos de autónomos. Los dermatólogos, cirujanos plásticos u oftalmólogos son los que más salidas tendrían en este sistema. Sin embargo, el dermatólogo encuestado asegura que al decantarse por la especialidad no pensó en el “tipo de trabajo”, sino que asumió “que en algo iba a trabajar, mejor o peor, más cerca o más lejos”.

La privada también es una salida para los médicos extranjeros y es debido a que sin Documento Nacional de Identidad no se puede trabajar en la mayoría de los hospitales públicos, por ejemplo en Madrid, según ha comentado una joven oftalmóloga, quien ahora mismo está en paro; sin embargo, comenzará a trabajar en una clínica privada en breve como autónomo. Aunque confiesa que está conforme con su futuro empleo, se lamenta de que “habiendo hecho la residencia en uno de los mejores hospitales de Oftalmología de España”, habría algo mejor esperándola.

fuente

http://www.redaccionmedica.com/noticia.php?not_id=33832&TB_iframe=false&height=600&width=710

Image Map