Los residentes andaluces recuerdan que pueden recibir una evaluación negativa solo si se ausentan durante tres meses

0
258

Los residentes de Andalucía han celebrado su primera jornada de la huelga indefinida que ha empezado este lunes 19 de noviembre. Según la Coordinadora Andaluza de Representantes de Especialistas Internos Residentes (Careir), el seguimiento ha sido “cercano al 90 por ciento”, mientras que la Consejería de Salud sitúa esta cifra en un 49 por ciento. Por otra parte, Careir recuerda que los residentes están “exentos” de realizar servicios mínimos y que solamente podrían recibir una evaluación negativa si faltaran a su trabajo durante tres meses.

Careir ha asegurado que más de un millar de especialistas residentes internos que trabajan en la sanidad pública andaluza, de los aproximadamente 5.000 profesionales que conforman este colectivo en la comunidad, entre ellos médicos, enfermeros, farmacéuticos, psicólogos, veterinarios y otras especialidades, iniciaron sobre las 13,00 horas de este lunes una marcha de protesta por su “precariedad” laboral ante la sede del SAS en Sevilla.

En rueda de prensa, Manuel Zurbarán, miembro de la Junta Directiva de Careir, ha denunciado la rebaja “de hasta un 36 por ciento” de la masa salarial de estos residentes en formación, cuyo sueldo base bruto “apenas alcanza los 1.054 euros”.

En concreto, ha lamentado que el colectivo de residentes médicos solo tiene además de ese salario base el complemento de formación, “que ronda los 100 euros de media”; a lo que se añadiría las guardias “que cada vez son menos en número y a las que le han reducido también el precio de la hora”.

Así, y a modo de ejemplo, Alberto Amador, miembro también del Careir, ha detallado a Europa Press que el salario neto mensual de un médico residente oscila de media “entre los 1.200 euros de un R1 (residente de primer año) a los 1.900 de un R4 (residente de cuarto año)”.

Zurbarán también ha advertido que los tutores encargados de su formación están abandonando en muchos casos “en bloque” esta tarea de tutorización, debido a que las condiciones de formación “no se las garantizan, al no delimitarles un tiempo de su jornada para formación, al igual que ocurre para investigación o tareas asistenciales”.

Así, ha aludido al caso del Hospital Infantil del Virgen del Rocío de Sevilla, “en el que dimitieron casi todos los tutores en bloque”. Ante esos casos, ha denunciado que “la solución que está llevando a cabo la Administración es sustituirlos por cargos intermedios”.

A ello, ha sumado el aumento de la carga laboral, “al tener que asumir el 25 por ciento de la jornada que no harán muchos facultativos que han visto reducida su jornada de trabajo”. Además, han criticado que las nuevas condiciones de trabajo de los facultativos “afecta a nuestra formación, ya que o bien no están presentes (los tutores) o bien no tienen tiempo para atendernos”. Esta situación, ha insistido, ha provocado la “dimisión de muchos tutores”, al “no garantizarse” una formación de calidad.

Del mismo modo, ha reprochado la “falta de expectativas de futuro que tenemos los jóvenes MIR a la hora de trabajar en nuestra tierra”, ya que, según ha lamentado, la situación a día de hoy es “o bien irnos a otros países a trabajar o bien directamente al paro”.

200.000 euros invertidos en la formación de cada MIR

“Cualquiera de las dos opciones son malas para nosotros, además de para la sociedad, puesto que ha invertido en la formación de cada médico en torno a unos 200.000 euros”.

Para este representante, toda esta problemática coloca a los residentes de Andalucía “a la cabeza de los residentes más afectados de todo el país, generando un agravio comparativo con las otras regiones”.

De otro lado, ha recordado que esta huelga indefinida ha sido convocada “por el conjunto de las asambleas provinciales de trabajadores que integran al colectivo de especialistas internos residentes”, toda vez que ha replicado a la Consejería de Salud -que días atrás puso en duda la posibilidad de que este colectivo pudiese hacer una huelga-, que, “como trabajadores con contrato que somos, podemos tanto convocar una huelga como secundarla”.

En cuanto a la posibilidad de que la Junta pudiese establecer unos servicios mínimos para este colectivo, ha aclarado también que los residentes en formación están “exentos” de esta prerrogativa, en tanto que “se entiende que los hospitales no necesitan para el desarrollo normal de su actividad del trabajo de profesionales en período formativo”.

Respecto a la posibilidad de que los responsables tutores evaluaran de forma negativa el proceso formativo de un médico residente como consecuencia de la falta de horas reglamentarias necesarias para su evaluación, igualmente ha apuntado que para llegar a tal extremo “un profesional en formación tendría que faltar al 25 por ciento de las horas anuales formativas, lo que equivaldría a ausentarse por un período de tres meses en un mismo año, tal y como marca el RDL 183/2008”

fuente

http://www.redaccionmedica.com/noticia.php?not_id=40036&TB_iframe=false&height=600&width=710

Image Map