Los tutores advierten de que ‘su cuerda se está rompiendo’

0
323

Dentro de los hospitales y centros de salud, los tutores son la piedra angular de la formación que reciben los futuros especialistas; sin embargo, ante el aumento de la presión asistencial, porque no se cubren las bajas ni se contrata a más profesionales, los docentes ya no se ven capaces de continuar con sus labores formativas y algunos han planteado su dimisión. Para que la docencia no sea la parte débil del sistema, piden el desarrollo de los decretos autonómicos sobre formación sanitaria especializada, que supondría el reconocimiento al trabajo de los tutores en tiempo y medios.

Agustín Julián, jefe de Estudios del Complejo Hospitalario de Toledo: En cuanto a la legislación docente, en nuestra comunidad no se ha desarrollado el decreto 183/2008 (por el que se determinan y clasifican las especialidades en Ciencias de la Salud y se desarrollan determinados aspectos del sistema de formación sanitaria especializada). De esta forma, el reconocimiento del tutor siempre ha sido una asignatura pendiente en Castilla-La Mancha. Sin embargo, el tutor es la piedra angular del sistema de formación. El problema está en que no hay reconocimiento de tiempo, ni de prestigio curricular para los docentes. Por otro lado, hay algunas comunidades autónomas que van mucho más adelantadas y las tomamos como ejemplo.

En nuestro centro, hace dos años gracias a la Dirección iniciamos un programa de reconocimiento al tutor con una serie de complementos de tiempo específico. Por lo menos, se recompensa algo el esfuerzo de los docentes. Pero hoy día estamos tan presionados que es prácticamente imposible compaginar docencia y asistencia. En este sentido, queremos que en todas las comunidades se avance con el real decreto y se favorezcan las actividades del tutor con tiempo y medios. Sin la voluntad y el esfuerzo de los tutores estamos completamente vendidos.

Francesca Pons, jefe de Estudios del Hospital Universitario Clínic de Barcelona: Primero es necesario decir que el Clínic tiene una estructura organizativa diferente, con institutos en torno a los cuales se agrupan las diferentes especialidades. Además de las figuras que hay en todos los hospitales, porque son obligatorias, nosotros tenemos un coordinador de docencia para cada uno de estos institutos, de manera que el coordinador tiene una visión más global de todas las personas que puedan estar en el área.

Cataluña fue la primera comunidad autónoma que instauró el reconocimiento económico a la figura del tutor, pero esta partida no basta para pagar a todos los docentes y además marca cuántos pueden ser acreditados para la formación. Para cada hospital, dependiendo del número de residentes que tiene, se dedica un porcentaje de esta partida económica. Esta medida es buena y mala a la vez, porque ahora resulta que en un mismo centro hospitalario, tienes incluso en una misma especialidad a un tutor que cobra y hace el mismo trabajo que otro al que no se paga por sus labores docentes. Ha sido un buen paso adelante pero hay que completarlo porque ha creado problemas de desigualdad entre los propios tutores. De momento, a pesar de los recortes, se sigue cobrando.

Anabel Cremades, jefe de Estudios del Hospital Universitario Son Espases: Los tutores de mi hospital nunca han cobrado, pero los que trabajaban en los centros de salud sí que tenían antes un complemento. Al ser tutores, se les disminuía el cupo de sus cartillas y cobraban menos por ello. De esta forma, se daba la situación de que cobraban menos que sus compañeros que no tenían residentes. Finalmente, se les compensó con un complemento que se cobraba a través de la propia variable. Este complemento ahora lo han quitado y por eso hay tanto movimiento y tantas protestas.

Los del hospital nunca han cobrado, pero no es su prioridad; lo que reclaman es tiempo porque la mayoría de tutores hacen todo el papeleo en su casa en vez de estar con su familia, y lo acaban dejando porque no dan abasto. Tienen tanta carga asistencial en sus servicios que si dedican tiempo a la docencia sus compañeros se desbordan y el trabajo no sale adelante.

La gerencia sí apoya que los tutores dediquen tiempo a la formación, pero es que no pueden. Si nunca se ha podido, porque siempre se ha dado prioridad a la asistencia, ahora es más complicado en estos tiempos que no se cubren las bajas, ni las vacaciones, ni se han renovado contratos y los servicios están bajo mínimos la mayoría. Me da pena pedirles cosas a los tutores porque sé que lo van a hacer a las diez de la noche en sus casas.

Conclusiones:

Anabel Cremades: Lo que más destacaría de Son Espases son los cursos de bienvenida, que funcionan muy bien y los residentes están muy contentos porque no tienen que buscarse la vida para conseguir esa formación transversal que les falta. Son muchos cursos, pero habrá que ver si se podrán seguir llevando a cabo con los recortes a partir de este año.

Agustín Julián: En los últimos años, en Toledo hemos sufrido una reestructuración muy grande y lo más importante es la total implicación de la gente a pesar de las dificultades. Hay que destacar la calidad humana y el trabajo de los tutores, que están al límite día a día, y a pesar de ello, están comprometidos con los residentes, lo que ha permitido que la reestructuración esté dando sus frutos.

Francesca Pons: En el Clínic, priorizamos la formación de los residentes y tenemos muchas demandas para hacer rotaciones externas en nuestro hospital. Cuando preguntamos a los residentes por qué han elegido formarse en el Clínic, ellos responden que por el prestigio general del Hospital y por la calidad de la organización de la docencia, lo cual es de agradecer

fuente

http://www.redaccionmedica.es/noticia/los-tutores-advierten-de-que-su-cuerda-se-esta-rompiendo-1182

Image Map