Se cuadruplica el número de médicos que buscan empleo fuera

0
241

En España hay 40 universidades (ocho privadas) donde se puede estudiar Medicina, con una nota media de corte de 12,07 sobre 14 puntos máximos y que cada año aumenta entre 0,3 y 0,4 puntos en cada universidad.

 

Las titulaciones del área biosanitaria volvieron a ser este curso las que mayor nota de corte exigen para su acceso. Medicina siempre ha sido la carrera con mayor nota de corte (la Universidad Complutense de Madrid es la que mayor nota de corte tiene, 12,934), pero en este curso y por primera vez el doble grado que oferta la UCM de Matemáticas-Física la ha superado.

Pese a las altas notas de corte y pese a la crisis, los futuros universitarios eligen la carrera que estudiarán de acuerdo a sus gustos y no a la demanda del mercado. Los estudios de Medicina tienen una gran demanda social, pero el número de estudiantes que empiezan esta carrera es excesivo a la vista de las cifras del paro (2.728 médicos parados en febrero). Emigrar o la reespecialización son las opciones más barajadas por los facultativos que acaban la especialidad y no encuentran una salida profesional en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Estudiar Medicina en estos momentos es un pasaporte al desempleo.

Emigrar a otras universidades

También hay muchos más jóvenes que se quedan a las puertas para conseguir una plaza en alguna de nuestras universidades, a pesar de que se han incrementado en un 30% las plazas en las facultades desde 2004 a 2010, para adecuar el número de profesionales médicos a las necesidades del sistema sanitario. Otros deciden estudiar fuera, no por las notas de corte, sino por el coste de las matrículas. La subida de tasas ha provocado que una matrícula en España llegue a costar de media unos 1.000 euros. Así, las facultades francesas (París, Burdeos, Montpellier, Lyon y Toulouse) son las que más atraen a la hora de matricularse pues su precio público es de 181 euros por curso.

Pese a la paradoja de que muchos médicos se marchan fuera a buscar trabajo debido a la crisis, los recortes en sanidad y a que no se pueden incrementar las plazas del Médico Interno Residente (MIR) porque los hospitales están al cien por cien de su capacidad formativa, nuestro país atrae a muchos extranjeros, sobre todo de Latinoamérica para cursar únicamente estudios de Medicina. De hecho, desde el año 2000 hasta ahora se han expedido 50.000 títulos a extranjeros. Una vez finalizados estos estudios vuelven a su país de origen a ejercer allí su profesion.

Tras los diez años que se necesitan de formación, los casi 7.000 estudiantes que están en estos momentos en las aulas van a tener que emigrar si quieren encontrar un puesto de trabajo debido a la coyuntura económica actual. También se suman otras dos variables, condiciones y salario. Según la Federación Europea de Médicos Asalariados (FEMS), los médicos de Bélgica y Dinamarca están en los primeros puestos y los españoles en el puesto 12º, en la zona media baja, pero con una gran diferencia con los mejor pagados.

Hace unos años pensar en un médico en paro era una situación casi inimaginable y ahora hay 2.728 facultativos parados en el mes de febrero, un 12,9% más que la cifra registrada en el mes de enero según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Si se hace una comparativa a un año vista, el paro en Medicina ha crecido un 50%; hay 1.000 médicos parados más hoy que hace un año.

En 2005 había 28 facultades de Medicina y empezaban la carrera 4.113 alumnos en toda España; ahora hay 40, con casi 7.000 estudiantes en todo el país.

Más formación, menos plazas

Aún con estas cifras de paro, las plazas universitarias de Medicina siguen creciendo, mientras los puestos de trabajo para médicos se reducen año a año. Ante esta perspectiva, varios expertos piden reconsiderar el aumento de plazas de MIR, al menos hasta que la situación vuelva a cambiar. “Incluso siendo optimistas con las cifras, sólo el 25% de los MIR que terminan consigue trabajo y eso no va a cambiar si no se adecuan las plazas desde el grado a la realidad del empleo que hay actualmente”.

Quien lo asegura es Alfonso Moreno, presidente del Consejo Nacional de Especialidades en las profesiones sanitarias. Moreno lanzó este mensaje a los partidos políticos, en una reciente comparecencia en la subcomisión para la Sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud en el Congreso de los Diputados. “De nada sirve recortar plazas MIR si siguen saliendo médicos del grado, y de nada sirve que salgan MIR si no hay empleo. Hay que adecuar todo desde el grado”, añadió este experto. El presidente del Consejo Nacional de Especialidades dijo haber percibido “mucha receptividad” a sus palabras por parte de los políticos.

Pero, con estas advertencias, ¿se han tomado iniciativas para poder atajar este problema de saturación profesional? Según la Confederación Española de Sindicatos Médicos (CESM), las medidas hasta ahora han sido simplemente parches. “No se han tomado medidas de ningún tipo para ajustar la formación médica. La reducción de plazas MIR para el próximo año, un 10% sobre la convocatoria anterior, no ha venido como consecuencia de un proceso responsable de planificación, sino de la mera necesidad económica de las autonomías, que han reducido así el importe destinado a las retribuciones de los MIR. De hecho, no ha sido acompañado de una valoración crítica del numerus clausus, mantenido en las 7.000 plazas anuales que venían justificadas por unas expectativas que la crisis económica se ha ocupado de destrozar”, señalaba en un reciente artículo Miguel Ángel García Pérez, de la secretaría de Estudios Profesionales de CESM.

Desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) la opinión es parecida. “Las medidas de recorte que las Administraciones están adoptando con motivo de la crisis económica, sin cubrir las sustituciones por vacaciones o enfermedad y sin reponer un 10% de las plazas obligatorias por ley, junto con la ausencia de convocatorias de ofertas de empleo público (OPE), están provocando una situación de abuso laboral sobre el personal en formación que tiene como consecuencia la búsqueda de trabajo fuera de nuestro país”, indica Tomás Toranzo, asesor del área de residentes de este sindicato.

Así, según los expertos, las condiciones actuales de crisis, de aumento de facultades de Medicina y de congelación de las contrataciones públicas, provocarán que en la próxima década el número de facultativos en paro aumente en 5.000 profesionales.” Si la cosa sigue como hasta ahora, con 6.700 plazas de MIR y 7.000 estudiantes al año, lo que supone un excedente de 300, en 10 años habría 3.000 profesionales que sobran en el sistema. Pero es que hay que tener en cuenta que seguro que serán 200 más por año, por lo que hay que hacer la extrapolación con 500″, aseguró hace unos meses el presidente de la Conferencia Nacional de Decanos de Medicina, Joaquín García Estañ. En comparación con el resto de especialidades sanitarias los médicos son también los más damnificados, tanto en términos totales como porcentuales.

Aparte de los médicos, el resto de profesiones sanitarias van por el mismo camino, con una especial incidencia en las enfermeras, las más golpeadas por el desempleo en este sector. El número de diplomados en Enfermería en situación de desempleo se sitúa alrededor de los 16.000 según datos de Sepe y el de licenciados en Farmacia llega hasta los 3.500.

Sueldos: como un pinche

El reflejo de la crisis también es apreciable en la oferta de empleo dentro del sector. Un estudio elaborado recientemente por Adecco destaca que en 2011 esta rama de actividad supuso en términos laborales el 3,39% de la oferta en España, ocupando así el noveno lugar en la clasificación de sectores que más contribuyen.

La otra preocupación de los médicos en formación son los sueldos. Las retribuciones de los médicos internos residentes son ahora mismo inferiores a las de un pinche de cocina. La media salarial de un MIR de primer año ascendió a 15.512 euros en 2011, frente a los 16.386 que cobró un pinche. A los médicos en formación se les hizo además una bajada muy superior al nivel salarial que les correspondía en el último recorte impuesto por el Gobierno de Zapatero. En lugar de aplicarles una rebaja del 1%, por cobrar sueldos inferiores a 17.000 euros al año, soportaron una bajada final del 6,39%, según el último informe sobre recortes en el SNS publicado por la Organización Médica Colegial (OMC).

Los autores del informe, Tomás Toranzo y Vicente Matas, consideran el resultado “muy frustrante para el MIR, ya que queda con sueldo inferior al que percibe el pinche” y aseguran que “parece un castigo por ser médico”. Estos dos médicos recuerdan que para llegar a ser médico residente es necesario tener un bachillerato con nota extraordinaria, realizar una selectividad excelente, cursar seis años de estudios universitarios y preparar durante un año el examen MIR. “Demasiado esfuerzo y muchas exigencias para una retribución tan baja y un trato tan discriminatorio”, denuncian.

Los residentes, sin guardias, trabajan 37,5 horas a la semana por 920 euros netos al mes de los MIR de primer año, hasta los 1.553 euros de los de quinto año. Sueldos que Vicente Matas, director del Centro de Estudios del Sindicato Médicos de Granada, compara con los percibidos por atender una caja en Mercadona sin antigüedad ninguna (1.050 euros netos al mes) o con cuatro años de antigüedad (1.400 euros).

Certificados de idoneidad

Más de 6.200 médicos han solicitado el certificado de idoneidad para trabajar en el extranjero. En los últimos cinco años, el número de profesionales que pidió la solicitud en 2008 ascendió a 675, cifra que ha seguido creciendo: 746 en 2009; 1.240 en 2010; 1.437 en 2011; y 2.119 en 2012.

Unos 4.000 médicos se encontraban buscando empleo a finales de 2012 y un total de 2.405 especialistas habían solicitado un certificado de idoneidad a la OMC para salir fuera. Estos datos multiplican por cuatro el número de certificados solicitados desde 2008. La mayoría de las solicitudes proceden de médicos que trabajan en hospitales públicos. Además, según datos de la Seguridad Social, en el último año se han dado de baja en el sector de Actividades Sanitarias y Servicios Sociales unn 173.605 personas.

Desde CSI-F han creado una aplicación online dirigida a este colectivo a través de la cual se pretende ofrecer salidas profesionales y nichos de empleo sanitario fuera del Sistema Nacional de Salud y en el extranjero. El programa se llama JobMir y pretende busca ofertas en ámbitos como la sanidad militar, médico de cruceros, marina mercante, médico deportivo, médico de empresas, prestación de servicios, régimen de cooperativa, la cooperación internacional, la docencia universitaria, así como ofertas en el extranjero, tanto en la sanidad pública como la privada.

Algunas webs donde se ofrece trabajo para médicos en otros países son las de instituciones como la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Red EURES, Organización Mundial de la Salud (OMS) o el British Medical Journal (BMJ).

fuente

http://ecoaula.eleconomista.es/empleo/noticias/4717600/04/13/Se-cuadruplica-el-numero-de-medicos-que-buscan-empleo-fuera-.html

Image Map